viernes, 1 de abril de 2016

Nueva historia publicada

El pasado mes de Febrero participé en un concurso de prosa poética convocado por la plataforma Ojos Verdes Ediciones. Hoy me han comunicado que ha sido seleccionada entre las 517 historias participantes y que será publicada en una antología próximamente. Aquí os la dejo, espero que os guste.

Los amantes desconocidos

La tarde suspiraba con un hálito helado  y el sudor se me congelaba entre los dedos. Dejé la bandolera apoyada en el asiento y me recosté sobre el respaldo de cristal mientras sentía el peso de mi cuerpo. El día se oscurecía bajo el anhelo de unos párpados nublados, que se entornan tras las curvas voluptuosas de los edificios. Levanté la vista; un halo de fuego envolvía el sol en el horizonte, como un iris que daba paso a una oscuridad iluminada por mil luciérnagas.
Hacía horas que había olvidado el calor de las sábanas; deambulando por el cemento de la ciudad. Sin embargo, cuando nuestros ojos se cruzaron, sentí latir de nuevo el pecho. El viento suspiró entre tu cabello y tus rizos, que por dorados le robaban protagonismo al cielo; acariciaron mi piel y me estremecieron de deseo. Tus labios rojos que brillan con la sangre que me falta cuando te recuerdo, cuando te sueño con el reluz del día que me roba tu cuerpo. Ahora me siento renacer, que el sudor que las horas me han robado tiene sentido. Casi siempre soy yo quien habla; habla o recita o canta cuánto te quiero. Cuánto me ha hecho esperar este destino cruento tu llegada. Cuantas noches me he levantado agitado, perdido en el yugo de las sábanas, ahogado por la soledad del lecho que te aguarda. Y ahora que ha terminado, ahora que solo espero reencontrarme a tu lado, añoro cada segundo de los que antes me mortificaban. Ahora lamento que me falten días para compartir contigo.

El autobús paró en seco. Seguí tus pasos entre el gentío. Sonreí para mis adentros y me despedí en silencio. Como cada día, deseé despertar, para encontrarme a tu lado soñando de nuevo. 

viernes, 30 de octubre de 2015

A veces te sueño

A veces te sueño

Sueño el cálido anhelo de tu piel rasgando
el frío interior de mi corazón marchito
y el suave camino de tu cuello transito
con un suspiro de tus labios los míos libando

Sueño la seda del camisón por tu espalda resbalando
la caricia de tus pechos en el mío necesito
y se eriza el vello de mi alma con el estrépito
de mi carne en tus uñas clavada arañando

Cuánto falta para probar
el embrujo de tus piernas anudadas
y morir al veneno que tus labios me han dado

Cuántos gritos se deben ahogar
en tus piernas de mi saliva empedradas
para que cuando te sueñe; haya despertado

Nueva sección

Ya se pasa el otoño y llega el invierno, y como el Corte Inglés, toca renovar las secciones. Así que quiero aprovechar esta entrada para dedicar un pequeño rincón dentro del bolg a la poesía. Una línea que todavía no había cruzado y por la que a partir de ahora me atreveré a caminar. Espero que os guste. Muchas gracias por seguir leyendo el blog...

¿Poesía?

P.D: a los contadores de sílabas les advierto que se me ha estropeado la calculadora.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Los Eternos desenlace

Los travesaños del banco crujieron cuando me levanté del asiento.
Elevé la mirada por encima de las peinetas, y observé la congestionada iglesia
entre el encaje negruzco de los velos. Respirar se hacía más difícil, como si
todas aquellas almas luchasen por el poco aire que flotaba enrarecido en la
sala. Me volví hacia el altar. Mi padre escudriñaba la losa que tapaba el
sepulcro, leyendo con la yema de los dedos las imperfecciones del mármol,
como si tratase de buscarle un sentido a lo que íbamos a hacer. Mi abuela,
desde el crucero de la nave, clavaba sus ojos hundidos en mí, apremiándome;
haciendo equilibrios sobre el bastón.
 Espiré con fuerza. Mi aliento se condensó en la húmeda atmósfera que
nos rodeaba. Titubearon mis pasos al principio, luego marché más rápido, y
finalmente logré coordinar dos zancadas, que me hicieron chocar con el zócalo
granate de la tumba.
 Mi padre nos miró convencido, y mi tío se encorvó con dificultad,
bajando hasta recostarse en la losa que debíamos desplazar. Yo, acomodé los
dedos bajo el voladizo irregular de la laja. Con una coordinación casi
orquestada, nuestros cuerpos cargaron sobre la tumba.
 Al principio, solo el resuello ahogado de nuestros pulmones interrumpió
la expectación que levantamos. Luego, ahuecando un poco la colosal tapa,
empujamos con fuerza. El sonido de la piedra hizo temblar la débil estructura
del templo, que se estremeció con  el chirrido. Mi tío tardó un instante en
incorporarse, y luego, sujetando su espalda como si temiera partirse, consiguió
que sus piernas lo sujetaran. Metimos la mano en la oscura cavidad que ahora
se revelaba ante nosotros. Yo lo hice el último. Mis dedos se urdieron en la tela
que protegía el descarnado torso. Mis yemas asieron el huesudo hombro del
abuelo. El contacto son aquella carne acartonada me erizó el pelo. La abuela
sostenía que aún conservaba un gesto pacífico, tranquilo, como si estuviera
esperando nuestra llegada desde su muerte. Sin embargo, yo no encontraba tal
sentimiento, mientras la fría humedad de su cuerpo me helaba la mano.
 Ahora, otro crujido envolvió la sala, pero esta vez no era la piedra, que
reposaba apoyada en la tarima del altar. El desagradable ruido que pudimos
escuchar eran los huesos del abuelo, luchando contra la rigidez a la que su
descanso le obligaba. Una vez incorporado, la sala estalló en aplausos.  Las
puertas de la iglesia se abrieron y entre los asistentes se filtraba el rumor lejano
de la música. La abuela se abalanzó sobre el cadáver y su peso pasó a
descansar en ella, que lo abrazaba efusivamente. Solté el cuerpo y froté
insistentemente las manos contra el chaleco de algodón. Ya descansaban en
mis bolsillos, pero seguía sintiendo el frío y .a humedad de aquel cuerpo inerte.
Mi madre se dirigió a mí, intentando felicitarme por tan memorable momento.
Pero tuve que esquivar su alegría. Corrí fuera de la sala, "necesito tomar el
aire"- me decía. Empujé a los últimos rezagados y salí a la calle.
Respiraba agitadamente, luchaba contra mi pecho para que el aire
entrase en mí, apretando las manos, como si intentara asir una cuerda que me
salvara de caer al vacío. Finalmente, me apoyé contra las escamas rugosas de
una encina, me encorvé en extremo; y vomité sobre las raíces del árbol que
huían del suelo.
 El reloj de San Michelle volvió a sonar en la inmensidad de la llanura,
recordando con el compás de sus agujas el inminente fin de aquella noche
estrellada. Ya nadie deambulaba por la calle. Solo mi padre y yo, sentados en
una prominente piedra de la plaza que rodeaba la iglesia. Mirábamos a la
abuela en la lejanía, dibujadas sus curvas por la débil luz de la luna, y las del
abuelo. Sostenía a la momia en brazos, con su cabeza cerca de su inexistente
oreja, como su quisiera susurrarle algo al oído. Mi padre cabeceaba, apoyando
su cuerpo contra un árbol que se alzaba sobre nosotros.
 Ella nunca solía extenderse tanto. Siempre besaba su boca huesuda y le
relataba el curso del último año. El silencio que el soliloquio le devolvía, no
hacía más que alimentar su fantasía, en la que incluso hacía pausas en su
monólogo, como si la figura del que fuera su marido quisiera responderle.
 Este año, sin embargo, había pasado horas a su lado, apenas sin hablar,
observando la delicada pendiente  sembrada del monte Giorvo.
 Quizás ya no tuviera que esperar más años la gélida llegada de Marzo
para reunirse con él. La abuela se moría. Su tuberculosis se había agravado
durante el último año, y apenas tenía pañuelos que no contasen son la
sangrienta marca de la enfermedad.
 Ahora ya no temía el desenlace de tan fatal dolencia. Solo se acurrucaba
junto al cuerpo de su marido, esperando que las campanadas del reloj de San
Michelle anunciaran el momento de descansar eternamente a su lado.  
Historia basada en la tradición del pueblo de Venzone, Italia.  

jueves, 24 de septiembre de 2015

Los Eternos II

... Una vez  abajo, el hombre me indicó con la mano el objeto de su fascinación. Señalaba 
con insistencia una depresión que creaba un voladizo de los cimientos de la 
iglesia. Me arrodillé de nuevo y eché un vistazo.  
 -rapido, una lanterna! -dije, sin retirar la vista del misterioso agujero. 
 De nuevo, el huesudo trabajador me acercó un pequeño frontal. Protegía 
con su mano la débil llama que ondulaba sobre el soporte. Me coloqué el 
frontal en la cabeza y dejé el diminuto depósito de petróleo en el suelo.  
 Introduje la cabeza sobre el voladizo, esperando que resistiera, a riesgo 
de que toda la estructura se desmoronase sobre mi cabeza. La llama iluminó 
aquel recoveco. En el fondo, allende la linterna solo permitía intuir los 
volúmenes, había una tumba. Me arrastré por el suelo, repté entre los cascotes 
que se desprendían de lo que debía ser el  piso del altar, y llegué a un 
sarcófago de piedra, cuya laja, había sido también destrozada. Aquí el receso 
permitía cierto movimiento y pude ponerme en cuclillas. Retiré los restos de la 
laja y dentro, escondida bajo el polvo de la operación, cubierta por un  paño 
rojo y un sudario raído; estaba el cuerpo. No me gustaba la palabra milagro y 
sin embargo, no encontraba una explicación para lo que veía. Contrariamente 
al resto, de los que solo quedaba polvo y un osario desfigurado, ésta estaba 
inexplicablemente momificada. Las manos, aún cruzadas sobre el mandil 
carmesí, descansaban sobre el pecho. El cuerpo todavía estaba encarnado, 
encorvado, aquejado de una prominente joroba y la cara incorrupta, con un 
misterioso halo de eternidad en su gesto. 
 Salí presto del agujero, elevado en volandas por los diligentes obreros, y 
mandé llevar a la momia al altar de la iglesia. Los hombres hesitaron un 
momento, como si solo el contacto con tan extraordinario fenómeno pudiera 
alterar la naturaleza de sus embrutecidos cuerpos. 
 - rápido! non faro nulla, questo morti signore! -dije con un aire burlón, y 
desaparecí del cementerio. 
 Ahora tenía que escribir esto, poner mis pensamientos en orden, y 
mandar el mensaje lo más rápido posible. 
 Hasta aquí podemos leer al abate Napolitano. Estas últimas líneas le han 
resultado casi impracticables al narrador, pues el abate escribía con mucha 
prisa. La carta va dirigida al prelado de Roma, franqueada con un sello de 
aspecto monacal.  
  
12 de Marzo de 1857, decimo tercer aniversario de  la muerte de Giorgio Scala: 
La abuela decía que habíamos sido bendecidos con el don de la 
inmortalidad. Se había convertido en una viuda muy respetable, y la familia, en 
una institución casi de Venzone. Nunca comprendí por qué la nuestra fue una 
de las pocas familias cuyos antepasados se conservaron en tan incorruptible 
estado. Otros solo eran polvo y hueso cuando la laja se corría, pero el abuelo 
resistía, año tras año, postrado con sus manos cruzadas y su barba lampiña, 
con la sonrisa forzada y las piernas agarrotadas; en su tumba. 
 -Marco, sbrigati o faremo tarde! -gritaba mi madre desde la cocina, 
mientras yo me peleaba con el abotonado de la camisa. 
 Las tarde había sido el cansino preámbulo de la agitada noche. 
Habíamos esperado en casa, recogidos entre la rancia mezcolanza de los 
perfumes de los asistentes. Ahora, la sala se había vaciado, el chéster de cuero 
descansaba de la pesadez de los traseros, y se hinchaba progresivamente, 
haciendo ascender sus botones. El cenicero rebosaba por los laterales, y las 
colillas rodaban por la mesa, arrastradas por la suave brisa que mecía la 
ventana. 
 Mi madre irrumpió en el cuarto de baño. El raquítico espejo apenas 
permitía vislumbrar el propio reflejo, azogado por las imperfecciones del baño 
de mercurio. Me asió por el cuello de la camisa, y terminó de abrocharla. 
Luego, me empujó fuera de la estancia y con un tono serio, y los labios 
fruncidos, como si no quisiera dejar escapar las palabras de su boca, añadió: 
stiamo aspettando. 
 Quizás me retrasara adrede, para posponer la ceremonia que nos 
esperaba.  
La llanura que rodeaba Venzone permanecía durante unas horas 
poseída por un aura espectral, que formaban las antorchas que se elevaban 
entre los muchos curiosos. 
 Las viejas se abrían paso tras el cortejo fúnebre que imitaba los pasos 
del párroco hasta la iglesia. El reloj de San Michelle anunciaba las doce, 
susurrando las campanadas entre el canto apagado de las viejas llorosas. A 
duras penas pasamos entre los portalones de la iglesia, los cuales solo se 
abrían para ocasiones especiales, y tomamos asiento en los bancos más 
cercanos al altar, reservados a los familiares. 
 La misa fue tediosa, larga, interrumpida constantemente por el llanto 
histérico de algún enajenado, que brotaba desde el público, arengado desde el 
púlpito por aquel curra lagrimoso e intempestivo. Su nariz aguileña se curvaba 
difícilmente sobre su labio superior, impidiendo la movilidad de éste, que le 
hacía arrastrar las eses y escupir impertinentemente al hablar. 
 Yo volvía constantemente la mirada hacia el lateral de la sala. 
Flanqueando el ábside de la pequeña iglesia, un retablo 
desproporcionadamente grande narraba la historia del cura Andrea Napolitano, 
el que en 1647 había encontrado la primera momia de Venzone, con la que 
había nacido el mito. Las tablillas alternaban las escenas de las excavaciones 
con reconstrucciones más o menos fieles de la momia que descansaba en el 
cementerio. El retablo se estrechaba cada vez más, convirtiendo la historia en 
un galimatías que al final, coronaba la celda acristalada en la que nos 
contemplaba la mummia del Gobbo.  
 Me sacó del trance la estridente melodía que brotó de la muchedumbre. 
Todos cantaron a coro, probablemente celebrando el final de la misa. El chirrido 
de los bancos al correrse me estremeció. Mi padre se levantó y caminó hacia el 
altar. Mi tío le siguió, por último, mi abuela me miró e inclinó gentilmente la 
cabeza. Yo les seguí...

SI TE HA GUSTADO SUSCRÍBETE AL BLOG Y SÉ EL PRIMERO EN LEER EL FINAL DEL RELATO.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Los Eternos parte I

Los Eternos 
16 de Agosto de 1647, en la loma del monte Giorvo, Venzone, Italia: 
 Hacía una noche desagradablemente cálida. De aquel atardecer cobrizo, 
pendía un telón caniculoso, que apenas permitía vislumbrar los amarillentos 
campos de la toscana. La luna aparecía fugazmente entre unas nubes que 
surcaban velozmente un cielo interminable. Reinaba el silencio. Un silencio 
mágico, solo interrumpido por el aleteo nocturno de alguna lechuza, y el 
martilleo metálico de los picos en la lejanía.   
Entienda el lector, que dicha información solo se conoce por referencias, 
en este caso las del abate Andrea Napolitano, cuyos manuscritos 
escudriñamos ahora mismo; pues entienda que yo, como usted, también 
barajeo entre mis manos las memorias de otro. No por intromisión, ni mucho 
menos. Solo para comprender de qué suerte o macabra tradición se trata. 
Sigamos... 
 ...un silencio mágico, solo interrumpido por el aleteo nocturno de alguna 
lechuza, y el martilleo metálico de los picos en la lejanía. El sonido parecía 
llegar arrastrado por una brisa imperceptible desde la llanura en la que se 
alzaba Venzone, o más bien, en la que Venzone descansaba, pues la ciudad se 
adaptaba a la perfección a la inexistente geografía del terreno. En la lejanía se 
observaba, cuando la luna palidecía tras las nubes, un ejército de luciérnagas 
en lo que a todas luces correspondía a la iglesia de San Michelle. El edificio 
era, de la misma manera, sobrio y desaliñado, con una mampostería irregular, 
negruzco y  sucio. Nos acercamos ahora al patio trasero de la iglesia. 
Caminando entre el armónico vaivén de las mieses del trigo, llegamos a la tapia 
de dicho patio. La pared se eleva lo suficiente como para salvaguardar el 
descanso del camposanto. En lo alto, se enrollan caprichosamente los zarcillos 
de una morera. 
 Llegados a este punto, los apuntes del abate se entremezclan, su 
caligrafía antes clara, se hace tosca, como si lo que nos desvelara a 
continuación le turbase la mente. Y aunque el lector no tendrá que hacer el 
titánico esfuerzo de desencriptar las hojas descabaladas del diario, entenderá 
que el análisis de sus memorias se complica. 
 ...en lo alto, se enrollan caprichosamente los zarcillos de una morera. 
Caminamos un poco más, dejando el muro a la derecha, y alcanzamos una 
pequeña entrada; o más bien una grieta, que se abre entre el cuerpo de adobe 
que parchea la estructura. El aspecto del cementerio es desolador. Los obreros 
se desperdigan por el diminuto espacio entre las tumbas, el compás de los 
picos maltrata los losas de los sepulcros, que se acumulan arpadas en una 
esquina del patio. El piso había tomado un cariz montañoso, como si un 
terremoto hubiera sacudido exclusivamente el descanso de los cuerpos. De la 
tierra revuelta brotan los miembros descarnados de los cadáveres, antes 
cubiertos. Los operarios se afanan en reparar los cimientos del muro este, que 
cede lentamente, dejando al descubierto los pilares  que sujetan la torre. 
Se me saltan las lágrimas, el martilleo metálico se mezcla con las blasfemias 
de los hombres que escupen y apagan sus cigarrillos en la tierra bendecida.  
 -tengan cuidado con los cuerpos, ¡Levante el pie de esa calavera! -le 
gritaba a  uno de los trabajadores, uno obeso y bajito cuya cabellera grasienta 
brillaba bajo la luz de los candiles. 
 -Riposari padre -decía una amalgama de voces roncas- di un bicchiere di 
vino padre! -decía otra- Vattene a dormire -me exhortaban, desde la 
profundidad de las excavaciones. 
 Permanecí un instante pasmado, observando perplejo la descabalada 
empresa que había desmontado la tranquilidad de Venzone. Luego, entorné los 
ojos, y me di media vuelta. Ahora dejaba el muro a la izquierda, y volvía 
cabizbajo al anexo que constituía mi casa.  
Bastó con unas zancadas, y me choqué con el portalón de madera que 
guardaba el atrio de la sacristía. Giré el pomo. La puerta se abrió revelando el 
pobre aspecto del zaguán que reunía magistralmente todas las estancias de la 
vivienda. De nuevo, dudé si adentrarme. Los muebles se adivinaban bajo el 
espectral resplandor de la luna tras las cortinas verde oliva, que colgaban por 
doquier. De repente, una voz me sacó de mis pensamientos. 
 -Miracolo, miracolo, vieni padre, vieni -gritaba una voz agitada- allegro 
padre, allegro. 
 Solté el pomo y me di la vuelta. Corrí con dificultad, con las piernas 
amordazadas por el bajo de la sotana. Flanqueé la entrada al camposanto y me 
detuve contra la espalda sudorosa de uno de los albañiles. 
 Los hombres cerraban un círculo en torno al socavón más prominente, 
en cuyas profundidades apenas conseguía asomar la coronilla de uno de ellos. 
El hombre era inusualmente delgado. Me miraba con los ojos entornados 
difícilmente visibles bajo sus cejas negruzcas y pobladas. Las prominentes 
lentes resbalaban sobre su nariz aguileña, que había adquirido un extraño tic 
en las aletas para colocase las gafas. El martilleo impertinente se había 
interrumpido y solo la respiración profunda de las almas que me rodeaban 
perturbaba el descanso de una noche, por lo demás; profunda.  
 Remangué mi sotana en un pliego, recogiendo el bajo ajironado con la 
mano derecha y me arrodillé. Levanté la mano izquierda a medida que 
introducía un pie en el foso. Uno de los obreros captó mi indirecta y estrechó 
entre sus manos peludas la mía, ayudándome a bajar. Descendí de un salto y 
ahora fue el escuálido albañil del agujero el que me asió por la cadera...

SI TE HA GUSTA, SUSCRÍBETE AL BLOG PARA PODER SER EL PRIMERO EN LEER LA SEGUNDA PARTE

jueves, 12 de marzo de 2015

A veces te sueño II

"No me apetece escribir nada que no comience con tu cuerpo. No acierto a pensar otra cosa que no me recuerde a ti. Hoy solo puedo escribir que te amo..."



No sé si son los segundos que me quedan para verte, o es este veneno que recorre mi sangre inyectado por tus besos; pero te prometo que no acierto a pasar mas instantes sin tu cuerpo. Vendería mi alma por un un suspiro de tu boca en la mía, solo por una caricia... ¿tanto pido? Pero por más que me torture no puedo hacerte aparecer entre mis brazos, no puedo crear tu contorno en mi cama, ni las lineas suaves de tu falda escondidas en las tinieblas de mi cuarto. Pero... puedo escribirte.

Ya era de noche cuando el reloj del salón arañó las doce. La persiana entreabierta violaba la intimidad el cuarto, y unos cuchillos de luz atravesaban desde la calle la habitación. La madera del suelo crujía bajo mi peso y mi respiración agitada hacía eco en la sala yerma. El mobiliario justo llenaba una sala por lo demás vacía; una cama, un perchero y el tímido roce de nuestros cuerpos. Ahora ya no se oía latir mi pecho, solo el metálico gruñido de las esposas chocar contra el cabecero. Sé que suplicas tras el limbo de tus ojos verdes la liberación de tu cuerpo. Lo sé porque conozco esa mirada incluso escondida en la noche, aunque solo intuyo dónde están tus ojos, reconozco el anhelo de verte libre de tu cautiverio. Pero siento haber perdido la llave o no querer recordar su escondite. Hoy solo eres mía.
Ya te agitas entre la seda de unas sábanas de vidrio, transparentes a tu cuerpo níveo, que atrapan tus piernas como mi boca tus pechos. Que restringen tus gritos como mis dedos tus labios. Pero hoy no podrás gritar más alto que el murmullo de esas esposas entre tu pelo.
Hoy solo eres mía.
No tengas prisa, pues ya se pierde mi lengua tras la frontera de tu ombligo. Ya caliento tu piel helada con mi cuerpo, y te envuelvo en el vaho que brota ardiendo de mis pulmones.
Pero cada vez te mueves con más ganas, cada vez vences con más fuerza el yugo de mis manos sobre tu garganta, y mis acometidas no son capaces de frenar el deseo de tus ojos, que me instan a contagiarme del olor de tu pelo.
Pero no puedo retenerte, no soy capaz de silenciar tu pecho. Y entonces, tus dentes se hunden el la piel de mis dedos, y tu voz se alza al fin sobre mi desaliento. Solo entonces comprendo que tengo que hacerte mía, que necesito preservar el recuerdo de cada parte de ti impreso en mis pensamiento. Por eso debo recomponer mi cintura entre tus muslos, inclinarme sobre mis manos y apretar tu cuello. Solo ahora nos uniremos, solo en este momento te poseeré siempre. Solo cuando los gritos ahogados de tu garganta dolorida se extingan; entonces, podrás ser mía.

El eco de una sirena se filtraba junto a la luz desde el parking desangelado.
La puerta se abrió de repente. La luz cegadora del corredor invadió nuestro cuarto. Unas figuras interrumpieron nuestro momento. Y sin mediar palabra, dispararon sobre mi cuerpo.
Sus balas cercenaron la piel sudorosa de mi pecho. Y un hilo de mi sangre tiñó de rojo la pureza de tus senos.

Policía... ¿Se encuentra bien? -quise adivinar mientras me sentía dormido. Cansado de repente, mientras moría sabiendo que tú, habías muerto para siempre conmigo.

Te amo